Crónica: Anathema + Mother’s Cake @Sala Arena, Madrid (9/10/2014)

Anathema 2

Anathema estrenaron en junio su último álbum de estudio, Distant Satellites, pero es ahora cuando están inmersos en su gira de presentación. Este mes los tenemos de gira por Europa, y ayer mismo, acompañados de esa incesante lluvia que tan bien casa con el sonido de la banda inglesa, pudimos disfrutar de su emocionante directo en la Sala Arena de Madrid.

La velada comenzó puntual con la actuación de Mother’s Cake. Tal y como os contamos cuando se anunciaron como teloneros, este trío de jóvenes austriacos supone una verdadera descarga de energía rockera. Con sus electrizantes pasajes funk cargados de vibraciones progresivas se metieron al público en el bolsillo rápidamente, mostrándose muy participativos con un audiencia que, también es cierto, no se mostraba tan enchufada como ellos. Además de presentar los temas clave de su primer LP, como la homónima Creation’s Finest, la sensacional Soul Prison o la frenética Runaway, se dieron el lujo de adelantar algún que otro corte de su futuro segundo álbum. Poco más de cuarenta minutos de concierto que sin duda sirvieron para ir calentando al personal.

Algunos de los miembros de Anathema ya se paseaban por las inmediaciones del escenario durante el espectáculo de Mother’s Cake; pudimos ver a Daniel Cardoso jaleándolos desde el segundo piso y a Vincent Cavanagh observándolos con mirada cuasi-paternal desde el backstage. Sin mucha dilación, el técnico de sonido de los ingleses comenzó a poner a punto los diferentes micrófonos e instrumentos, sin demasiado atino, a juzgar por cómo comenzó el concierto.

Pasar de un sonido con tanto punch como el que habían derrochado los Mother’s Cake minutos antes a la desinflada propuesta de Anathema en The Lost Song Part I resultó extremadamente chocante: la voz de Vincent era prácticamente inaudible, lo mismo que la de la Lee Douglas. Quizás esos problemas de sonido iniciales fueron la causa de que se mostraran tan fríos y estáticos sobre las tablas al interpretar la segunda parte del mencionado tema. Aún así, el público les arropó desde el minuto uno y corearon cada verso de ese himno que es ya Untouchable.

Los ingleses continuaron con su regresión temporal en el setlist visitando en esta ocasión el primer tema de We’re Here Because We’re Here. Ahora sí, la banda sonaba como se esperaba, y Thin Air consiguió ponerle los pelos de punta a más de uno. Daniel Cavanagh empezó a soltarse y a interactuar con el público, que lo vitoreaba cada vez que se acercaba a las primeras filas, haciendo amago incluso de bajar a la pista. Las buenas sensaciones se mantuvieron durante la sobrecogedora Ariel, que en una sinestesia puramente subjetiva, brilló con luz propia gracias a esa enorme pantalla que presidía la zona trasera el escenario.

La tercera parte de The Lost Song fue la encargada de cerrar la primera mitad de un concierto que apuntaba maneras, pero que desde ese punto, sea casualidad o no que fuese justo cuando Lee Douglas bajaba del escenario y Daniel Cardoso y John Douglas intercambiaban sus papeles a la batería y los teclados, empezó a ser estelar. El tema homónimo, Anathema, sonó espectacular, consiguiendo llevar al público al éxtasis durante el solo que Daniel Cavanagh se marcó en primera línea de fuego, para luego cederle el protagonismo a su hermano Vincent en The Beginning and the End. La emoción contenida de Universal, volviendo de nuevo al álbum de 2009, supuso un gran contraste con respecto a los dos temas anteriores, y fue quizás uno de los momentos más mágicos de la noche.

Anathema 1

Tras un breve intercambio de palabras con el público, que vitoreaba a los hermanos Cavanagh cada vez que se chapurreaban algo de castellano, la banda interpretó uno de sus temas más arriesgados y experimentales, Closer, en una auténtica explosión de energía que pondría el supuesto broche final al concierto. Tras el siempre innecesario parón para el bis, sonaros los primeros acordes de Firelight, mientras Jamie Cavanagh animaba al público a dar palmas. La primera vez que vi el escenario de la Sala Arena me fijé en que habían dispuesto un set de batería electrónica bastante majo, por lo que mi sorpresa fue mayúscula cuando la línea de percusión de Distant Satellites comenzó a sonar de manera pre-grabada.

El público se volcó durante la parte más electrónica del tema, convirtiendo aquello en un especie de pseudo-rave, mientras unos atronadores bajos marcaban el ritmo a la par que enmascaraban el sonido del resto de la banda; una pena no haber podido disfrutar por completo de ese climático final. Acto seguido, Anathema volvieron la mirada hacia el pasado (pero no demasiado, ya se sabe) para interpretar el tema homónimo de A Natural Disaster, de nuevo con Lee Douglas sobre las tablas. Por petición de la banda, sacamos nuestros teléfonos móviles para emular ese mágico momento que pudimos ver en Universal, el DVD que lanzaron al mercado en 2013, creando una bella estampa que acompañó a la delicada balada hasta sus últimas notas.

El final extendido de A Natural Disaster, que le valió una extensa ovación a la vocalista, dio pie a los últimos agradecimientos por parte de Daniel Cavanagh, que se desmarcó con un amago de Shine on You Crazy Daimond, la mítica canción de Pink Floyd, pero pronto volvió a los raíles para regalarnos los primeros acordes de Fragile Dreams. La banda inglesa dejó a toda la sala botando y coreando su nombre, mientras se despedían repartiendo baquetas y púas a ritmo del Twist and Shout de los Beatles. Tal vez un setlist demasiado corto y un sonido con carencias en los primeros cortes fueran los únicos puntos negros de la noche de ayer, aunque podríamos pasarlo por alto gracias al gran nivel demostrado no sólo por los ingleses, sino también por sus teloneros, Mother’s Cake. Es imposible negar que Anathema se encuentran en un momento brillante de su carrera, y todo lo que pueda decir para alabar su directo se me antoja escaso, así que simplemente os haré una recomendación: si queréis vivir un auténtico torrente de emociones en un concierto, no se os ocurra perderlos de vista.

Acerca de The Shaman

Creador de The Shaman's Blog, web dedicada a informar en español sobre el mundo del rock y metal progresivo.

Publicado el 10 de octubre de 2014 en Conciertos/Eventos y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Coincido al 100% con tú crónica.
    Daba gusto (O no) ver la sala Arena petada de gente 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: